¿Cómo se califican las transmisiones de bienes efectuadas por una sociedad, tras la reforma del Art. 160 de la Ley de Sociedades de Capital?

¿Sabías que a partir del 24 de diciembre de 2014, en las escrituras otorgadas por una sociedad en las que se transmita un bien, puede ser necesario especificar si es o no un “activo esencial”? ¿Sabes qué es un “activo esencial”? ¿Sabías que caso de transmitirse un “activo esencial” NO es suficiente la representación de la sociedad sino que debe acreditarse el acuerdo de la Junta General de la entidad?

Vamos a analizar en este post las repercusiones derivadas de la nueva redacción del artículo 160 de la Ley de Sociedades de Capital, dada por la Ley 31/2014 de 3 de diciembre.

En concreto analizaremos su apartado f), y la trascendencia que su actual redacción tiene para la inscripción en el Registro de la Propiedad de las operaciones de transmisión de bienes inmuebles.

Así dicho apartado atribuye como competencia exclusiva de la Junta General de la sociedad:

“f) La adquisición, la enajenación o la aportación a otra sociedad de activos esenciales. Se presume el carácter esencial del activo cuando el importe de la operación supere el veinticinco por ciento del valor de los activos que figuren en el último balance aprobado”.

Por tanto, tras la reforma, el legislador ha dejado claramente definido que, en los títulos mediante los que se adquiera, enajene o aporten a otra sociedad, bienes, entre ellos inmuebles, se precisa la identificación expresa de si los mismos se consideran activos esenciales o no.

Si bien esta reforma es de aplicación a partir del 24 de diciembre de 2014.

HECHOS

Nos encontramos en el caso de que una sociedad esté tratando de realizar alguna de las siguientes operaciones:

  • Adquirir un bien.
  • Enajenar un bien.
  • Aportar a otra sociedad un bien.

Evidentemente, analizándolo desde el punto de vista del Registro de la Propiedad debemos tener claro que nos estamos refiriendo a un bien inmueble.

La reforma indicada impone a la hora de redactar el título en el que se formalicen las operaciones mencionadas, que el representante de la sociedad que: adquiera, venda, o aporte un bien a otra sociedad, se debe hacer constar:

  • O que el bien adquirido, transmitido o aportado NO es un activo esencial. Lo que se presumirá con la propia manifestación del representante de la sociedad bajo pena de falsedad en documento público.
  • O que el bien adquirido, transmitido o aportado SI es un activo esencial. Lo que precisará entonces de haberse completado su actuación mediante el oportuno acuerdo de la Junta General de la Sociedad, el cuál debe acreditarse con la oportuna certificación del mencionado acuerdo.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

El claro y único fundamento de derecho es el apartado f) que hemos indicado anteriormente y que, para comodidad del lector, volvemos a reproducir:

Artículo 160 apartado f) de la Ley de Sociedades de Capital: “f) La adquisición, la enajenación o la aportación a otra sociedad de activos esenciales. Se presume el carácter esencial del activo cuando el importe de la operación supere el veinticinco por ciento del valor de los activos que figuren en el último balance aprobado”.

Hay que tener especial atención a las operaciones que implican modificaciones estructurales de la Sociedad.

Dichas operaciones, como pueden ser las fusiones, transformaciones o distintos títulos de escisiones o segregaciones de negocios, donde la transmisión de bienes se realiza de forma “universal”, son de obligatoria inscripción en el Registro Mercantil, y dichos acuerdos, de igual forma, deben ser obligatoriamente adoptados por la Junta General de las distintas sociedades.

Por tanto, en los casos de operaciones societarias que impliquen modificaciones estructurales de la sociedad, la inscripción en el Registro Mercantil convalida o acredita que los acuerdos han sido adoptados por la Junta General, y por ello, en dichos casos, no será necesaria la manifestación de si se trata de activos esenciales o no, ni la acreditación de que el acuerdo ha sido adoptado en Junta General.

Sin embargo, para el resto de casos, en que no suponga alteración estructural de la sociedad la operación, aún estando ésta inscrita en el Registro Mercantil (por ejemplo aportación a sociedad de bienes), ello NO convalida ni presupone que la operación se ha acordado en Junta General, y por tanto SI será necesaria la manifestación de si se trata de activos esenciales o no, y/o la acreditación de que el acuerdo ha sido adoptado en Junta General.

A este respecto, la Resolución de 6 de Agosto de 2014 de la DGRN dice que: “Los negocios individuales de asunción de participaciones ni forman parte del título ni han de ser calificados previamente por el registrador como presupuesto de la inscripción y, por ende, no puede exigirse la indicación de todos los extremos que sean necesarios para apreciar su regularidad sino solamente la de aquellos datos que por imperativo de la legislación rectora del Registro Mercantil deben reflejarse en el asiento”.

ACUERDO

En caso de que no conste ninguna manifestación sobre si el bien adquirido, transmitido o aportado tenga la consideración de esencial o no, el documento mediante el que se hubiera formalizado dicha operación deberá ser SUSPENDIDO por defectos subsanables.

En caso de que constando la manifestación de que el bien adquirido sea un bien esencial, y no se acredite que el acuerdo que ampare dicha operación ha sido adoptado por la Junta General, el documento mediante el que se hubiera formalizado dicha operación deberá ser SUSPENDIDO por defectos subsanables.

FORMAS DE SUBSANACION

En el caso de que no conste ninguna manifestación sobre si el bien adquirido, transmitido o aportado tenga la consideración de esencial o no, la subsanación del título donde conste tal manifestación.

En el caso de que constando la manifestación de que el bien adquirido sea un bien esencial, que SE acredite que el acuerdo que ampare dicha operación ha sido adoptado por la Junta General, mediante la oportuna CERTIFICACION de dicho acuerdo.

Parece claro que, a partir del próximo 24 de diciembre de 2014 en todas las operaciones donde una sociedad adquiera, transmite o aporte bienes, la manifestación sobre si esos bienes son esenciales o no es OBLIGATORIA, y que, siendo la misma positiva (que sea un bien esencial), igualmente es obligatoria la acreditación de que la operación se realiza con arreglo a acuerdo de la Junta General de la Sociedad.

Enjoy y… FELIZ NAVIDAD!!!

Anuncios

Deja un comentario si tienes algo inteligente y educado que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: