¿Cuándo se inscriben las fincas registrales “con carácter ganancial”, “para la sociedad de gananciales” o “con carácter presuntivamente ganancial”?

¿Qué diferencias existen entre adquirir “con carácter ganancial” “para su sociedad de gananciales” o “presuntivamente ganancial”? ¿Cuándo se inscriben con tales caracteres las adquisiciones? ¿Puede adquirir sólo un cónyuge? ¿Y disponer?

El Pleno Dominio

El derecho real por excelencia, que define una finca registral en el Registro de la Propiedad en España, es sin duda el pleno dominio.

Se suele decir (equivocadamente por cierto) que una persona es “dueña” de un bien inmueble, cuando ostenta la titularidad del derecho real denominado “Pleno Dominio” sobre dicha finca.

Esta afirmación no es del todo cierta. Debemos empezar a tener una cultura jurídica suficiente para comprender y saber que el pleno dominio se compone a su vez, o se puede desmembrar, en dos derechos reales: La Nuda Propiedad y el Usufructo.

Se suele usar un esquema matemático para entender este desmembramiento:

       Nuda Propiedad

+     Usufructo

      ——————-

      Pleno Dominio

Si en una misma persona se confunden las titularidades de la Nuda Propiedad y el Usufructo sobre una misma finca, se pueden “consolidar” ambos derechos refundiéndolos en el Pleno Dominio.

Y al contrario, si una persona es titular del Pleno Dominio de una finca, puede perfectamente transmitir la Nuda Propiedad (reservándose el Usufructo) o el Usufructo (reservándose la Nuda Propiedad).

Para seguir con la explicación que habíamos iniciado anteriormente, podemos decir que una persona “es dueña” de una finca cuando es titular de “la Nuda Propiedad”, bien sea por que tenga este derecho en sí, o bien por que sea titular del Pleno Dominio (en el que está integrada la Nuda Propiedad).

Actos Dispositivos y Administrativos

Una vez que tenemos claro lo que es el Pleno Dominio, cabe señalar que se trata del derecho configurador por excelencia de una finca registral. Sin dominio, una finca registral casi no puede nacer (o abrir folio registral).

Además se trata de un derecho “dispositivo”, es decir, le da la facultad a su titular de disponer sobre la finca registral, pudiendo de esta manera transmitirla, gravarla, constituir otros derechos reales sobre la misma (como Hipotecas), etc…

Son estos actos de disposición, en relación con los actos de administración que analizaremos a continuación, lo que determina la  verdadera importancia de hacer constar correctamente en las escrituras mediante las que se formalice la adquisición de una finca registral por parte de un matrimonio casado en régimen de gananciales, la forma o manera en que realmente deseen que consten inscritas.

Esto es:

  • Si quieren adquirirla “con carácter ganancial”.
  • Si quieren adquirirla por medio de UNO sólo de los cónyuges “para su sociedad de gananciales”
  • O si por algún motivo no desean especificar o no especifican bajo qué régimen económico-matrimonial se encuentran casados, cuando quieran adquirirla, en cuyo caso (en el régimen general) se considerarán los bienes adquiridos, ya sea por ambos, o por uno sólo de los cónyuges, “presuntivamente ganancial”.

Para entender esto un poco mejor debemos distinguir entre lo que son actos de disposición sobre una finca, de lo que son actos de administración de la finca.

  • Actos de disposición: son como hemos dicho la facultad de transmitir o gravar la finca, a fin de cuentas, de disponer de ella.
  • Actos de administración: son la facultad de realizar sobre dichas fincas ciertas operaciones que denominamos hipotecarias que, a pesar de que no van a derivar en la transmisión o gravamen de la finca, si que van a modificar su configuración física y/o registral. Estamos hablando de las operaciones de segregación, agrupación, agregación, división, declaraciones de obra nueva o constitución en régimen de propiedad horizontal o análogos.

Los artículos 93 y 94 del Reglamento Hipotecario

Debemos analizar, para entender las diferencias y casos en lo que es aplicable cada caso, lo que disponen los artículos 93 y 94 del Reglamento Hipotecario:

Art. 93 del Reglamento Hipotecario:

“1. Se inscribirán a nombre de marido y mujer, con carácter ganancial, los bienes adquiridos a título oneroso y a costa del caudal común por ambos cónyuges para la comunidad o atribuyéndoles de común acuerdo tal condición o adquiriéndolos en forma conjunta y sin atribución de cuotas. En la misma forma se inscribirán los bienes donados o dejados en testamento a los cónyuges conjuntamente y sin especial designación de partes, siempre que la liberalidad fuere aceptada por ambos y el donante o testador no hubiere dispuesto lo contrario. Para la inscripción de los actos de administración o de disposición, a título oneroso, de estos bienes será preciso que se hayan realizado conjuntamente por ambos cónyuges, o por uno cualquiera de ellos con el consentimiento del otro o con la autorización judicial supletoria. 2. Los actos de disposición a título gratuito de estos bienes se inscribirán cuando fueren realizados por ambos cónyuges conjuntamente, o por uno de ellos concurriendo el consentimiento del otro. 3. Los bienes adquiridos a título oneroso por uno solo de los cónyuges para la sociedad de gananciales se inscribirán, con esta indicación, a nombre del cónyuge adquirente. Para la inscripción de los actos de disposición de estos bienes se estará a lo dispuesto en los apartados 2 y 3 de este artículo y para la de los actos enumerados en el apartado 2 del artículo siguiente, se estará a lo que en él se dispone.”

 Art. 94 del Reglamento Hipotecario:

“1. Los bienes adquiridos a título oneroso por uno solo de los cónyuges, sin expresar que adquiere para la sociedad de gananciales, se inscribirán a nombre del cónyuge adquirente con carácter presuntivamente ganancial. 2. Serán inscribibles las agrupaciones, segregaciones o divisiones de estas fincas, las declaraciones de obra nueva sobre ellas, la constitución de sus edificios en régimen de propiedad horizontal y cualesquiera otros actos análogos realizados por sí solo por el titular registral. 3. Para la inscripción de los actos de disposición a título oneroso de los bienes inscritos conforme al apartado 1 de este artículo, será necesario que hayan sido otorgados por el titular registral con el consentimiento de su consorte o, en su defecto, con autorización judicial. 4. Los actos a título gratuito se regirán por lo dispuesto en el apartado 3 del artículo anterior.”

Como podemos ver, el artículo 94.2 del Reglamento Hipotecaria, en relación con lo que dispone el artículo 93.4 determina que, cuando un bien es adquirido y por tanto inscrito, por UNO sólo de los cónyuges, “para su sociedad de gananciales” los actos de administración podrá realizarlos dicho cónyuge “para su sociedad de gananciales”.

Es decir, no se precisa ni del consentimiento ni la comparecencia del otro cónyuge.

Sin embargo los actos de disposición, aunque la finca hubiera sido adquirida e inscrita a favor de UNO sólo de los cónyuges “para su sociedad de gananciales”, precisan de la concurrencia de AMBOS para ser perfeccionada.

Inscripción con arreglo al carácter de adquisición

Para esquematizar el tipo de actuaciones que se pueden producir, podemos atender al siguiente esquema, siendo partiendo de la base de que estamos ante un matrimonio casados bajo el régimen legal de gananciales:

  • Que en la escritura de adquisición comparezcan AMBOS y adquieran CON CARÁCTER GANANCIAL: En cuyo caso se inscribirá con tal carácter de ganancial, y ambos tipos de actos, dispositivos o administrativos, precisarán la concurrencia de ambos.
  • Que en la escritura de adquisición comparezcan AMBOS y no especifiquen bajo qué régimen económico matrimonial se encuentran casados: En cuyo caso se inscribirá con carácter “presuntivamente ganancial”.
  • Que en la escritura de adquisición comparezcan AMBOS y que adquieran “para su sociedad de gananciales”: En cuyo caso se inscribirá “con carácter ganancial” y ambos actos, dispositivos y administrativos, precisarán la concurrencia de ambos.
  • Que en la escritura de adquisición comparezca UNO SOLO de los cónyuges indicando que adquiere “para su sociedad de gananciales”: En cuyo caso se inscribirá “para su sociedad de gananciales” precisando los actos dispositivos la concurrencia de ambos, pero los administrativos sólo la del cónyuge que compareció.
  • Que en la escritura de adquisición comparezca UNO SOLO de los cónyuges sin indicar bajo qué régimen se encuentra casado ni con qué carácter adquiere: En cuyo caso se inscribirá “presuntivamente ganancial”.

Dejamos de un lado de momento las transmisiones a título gratuito pues en principio son excepciones a estos casos tal y como se determina el Art. 93.3 y 94.4 citados.

Podemos ver en resumen que la principal diferencia de inscribir un bien con “carácter ganancial” o inscribirlo “para su sociedad de gananciales” radica en que, aunque para ambos, los actos dispositivos sobre la finca precisan la comparecencia de los dos cónyuges, para los actos administrativos a efectuar sobre fincas inscritas “para su sociedad de gananciales” sólo precisan la concurrencia del cónyuge que adquirió.

¿Qué ocurre entonces con los bienes inscritos “con carácter presuntivamente ganancial”?

Según el Reglamento Hipotecario serán de aplicación las mismas normas que para la adquisición de bienes con carácter privativo por confesión (que ya veremos en otro post).

En estos casos, los actos de disposición y administración precisarán la concurrencia de ambos cónyuges.

Pero, al fallecimiento del cónyuge que compareció en su día y adquirió sin indicación del régimen económico matrimonial bajo el que se regía su matrimonio ni manifestar que su adquisición fuera “para su sociedad de gananciales”, los actos de disposición sobre la finca adquirida precisarán el consentimiento o la ratificación de sus herederos forzosos (en una especie de “ratificación” de la ganancialidad).

Enjoy !!!

P.S. Este post fue escrito un 12 de noviembre de 2014, cuando una pequeña nave humana llamada Philae se posó suavemente sobre un cometa a 500 millones de kilómetros de la Tierra. (El ser humano es increíble).

Anuncios

3 comentarios

  1. Constantino Marqués · · Responder

    Me gustaría que explicases disoluciones de condominio

    Me gusta

    1. Condominios. …..el diablo anda cerca de ellos jejeje…
      Lo intentaré y gracias por visitar y comentar el blog!

      Me gusta

    2. Nuevo post sobre condominios. Espero q te guste

      Me gusta

Deja un comentario si tienes algo inteligente y educado que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: