Liberalismo y Registro de la Propiedad – 1ª Parte

¿Qué une al Liberalismo y al Registro de la Propiedad español? ¿Por qué el Liberalismo es realmente la solución de la corrupción? ¿Por qué surge el social-comunismo siempre en épocas de crisis?

En estos últimos tiempos, España y los españoles estamos siendo testigos del resurgir de un concepto, un sistema de gobierno, que venía estando superado y olvidado hace mucho, pero que, debido a las circunstancias imperantes, está volviendo a coger auge.

Y este concepto no es otro que el social-comunismo, que disfrazado de un famoso y grandilocuaz partido que se tilda asimismo de “poderoso”, intenta aunar inquietudes y enfocarlas en un mismo camino, convirtiendo así al denostado populismo político, en la nueva receta social a los problemas del país; y al simpatizante de ese grupo, en un mero ser bovino cuando no equino, incapaz de pensar por sí mismo ni salirse del camino marcado por su líder.

El populismo político no es algo nuevo, ni original. Se reconoce fácilmente pues suele ir de la mano de un líder (lleve o no el pelo grasiento).

De hecho si de algo peca el populismo es de nacer y renacer en períodos de tiempos similares, en circunstancias análogas y de mano de gentes que suelen poseer las mismas características y, desde luego, objetivos.

No es casualidad que todos los populismos políticos, y en especial el social-comunismo, surjan en épocas de crisis.

El nazismo (nacional-socialismo) surgió en los años 30 de la mano de un Adolf Hitler que supo aprovechar su verborrea para dar esperanzas a una población alemana de principios del Siglo XX, hambrienta, asustada, pobre y condenada además a la miseria debido a las durísimas condiciones impuestas a Alemania por los Aliados al término de la Primera Guerra Mundial.

Durante los años 30  el gasto público MILITAR en Alemania, a pesar de la gran depresión que afligía la economía de ese país, se disparó hasta el infinito de la mano de Hitler, cuyo proyecto fue bien identificado por algunos reconocidos “anti-socialistas” como Winston Churchill.

Erróneamente, en mi opinión, se cree que Winston Churchill se empeñó en alertar sobre Hitler a la comunidad internacional por particulares intereses políticos.

Su posición claramente liberal y anti-socialista ya la demostró en 1901 y en 1903 cuando en el propio Parlamento Inglés se opuso con fiereza a su propio partido, rechazando de pleno el incremento del gasto público propuesto por el Gobierno, así como a la imposición de excesivos aranceles al comercio internacional (recordemos que en aquellos tiempos Reino Unido poseía evidentes intereses colonialistas).

Ya en el período de entreguerras, observó con preocupación como el populismo nazi crecía “democrática y socialmente” en Alemania de la mano de Hitler, quién había decidido reactivar la economía mediante una política económica keynesiana, expansiva y militar sin precedentes, cuyo coste Churchill estimó en 1.500 millones de libras esterlinas anuales.

Ni el Parlamento Inglés ni Chamberlain le escucharon y, finalmente, en 1.939 Hitler invadió Polonia, confirmando lo que Churchill profetizara a Chamberlain meses antes:

“Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra… elegisteis el deshonor y tendréis la guerra”

photo_34303_20141018

No pretende ser éste un exhaustivo análisis histórico sobre las consecuencias o la propia historia de la Guerra Mundial. Simplemente sirvan estos pocos datos, fácilmente comprobables, para apreciar la forma de actuación de los políticos populistas.

Evidentemente el paralelismo se debe de ceñir a la manera de actuar del social-comunismo,  a la forma de implantarse en la gente, y a su búsqueda implacable del momento adecuado para hacerlo.

¿Por qué el social-comunismo precisa de épocas de crisis para aflorar? ¿Por qué funciona tan bien el populismo social-comunista cuando el hambre y el estancamiento someten un país?

Básicamente el social-comunismo se basa en aprovechar, de manera sistemática, algunas cualidades innatas y naturales del ser humano, a saber:

  • El sentimiento de propiedad.
  • El sentimiento de envidia.
  • El sentimiento de anhelo.
  • El sentimiento de honor.

Pueden parecer características poco importantes pero, si nos paramos a pensarlo, esos cuatro sentimientos mueven el 50% de las motivaciones del ser humano (el otro 50% gracias a Dios, es el amor).

El sentimiento de propiedad

El ser humano desde que empieza a discernir la realidad, el mundo que le rodea, es capaz de sentir lo que “es de su propiedad” o lo que “le pertenece”.

Lo cierto es que existen multitud de estudios al respecto pero, básicamente es tan fácil demostrar este sentimiento que basta observar el comportamiento de un niño con sus juguetes.

El niño, incluso casi desde bebé, conoce perfectamente lo que es suyo y por ello lo protege y lo guarda (intenten quitarle el osito preferido de su hijo, verán que risas).

El sentimiento de envidia

Aquí volveremos al ejemplo del niño del apartado anterior. Multitud de experimentos se  han realizado en escuelas infantiles intercambiando los juguetes favoritos de unos niños entre los de otros niños, o dando otros más nuevos o mejores a algunos críos en particular.

A pesar de que el niño quiere lo que “es de su propiedad” también se fija en las propiedades ajenas a él.

El sentimiento de anhelo

De nuevo enlazamos con lo anterior. La envidia que embarga a un niño cuando ve a otro en esa escuela infantil, con otro juguete mejor que el suyo, le hace tener un anhelo de posesión. Quizás incluso no baste con que le demos el mismo juguete al niño anhelante. De hecho este anhelo quizás podría ser por el específico juguete que tiene el otro niño.

El sentimiento de honor

Esta es la única motivación que surge cuando el ser humano ha alcanzado una edad un poco más avanzada. Aún siendo un niño ya precisa de tener un razonamiento más profundo para sentirse ofendido.

Las ofensas hieren profundamente al ser humano y nos sorprenderíamos si analizáramos cuantos de nuestros actos están motivados por ellas.

Pero retomemos el pensamiento que veníamos desarrollando: ¿Por qué funciona tan bien el social-comunismo en épocas de crisis?

Una vez analizados los sentimientos que mueven naturalmente al hombre es fácil de comprender. No hay más que analizar lo que sucede en España actualmente. Continuamente nos bombardean con noticias de corrupción, robos, independencias, crisis, etc..

Por este orden un ser humano ante esto, ante la necesidad, ante el hambre, el paro en su propia familia, se siente:

                1.- Desposeído de lo que cree que es suyo, su trabajo, su casa, su dinero (sentimiento de propiedad)

                2.- Observando que bien viven otros (sentimiento de envidia)

                3.- Deseando vivir como viven esos otros (sentimiento de anhelo)

                4.- Herido en su orgullo (sentimiento de honor)

Y ante esta situación llega un señor con coleta, bigote o vaya vd a saber, y sentencia curiosamente justo lo que ese ser humano herido necesita oír:

                1.- Te daré recursos o una paga sólo por existir, pues tú eres una persona y lo vales (te otorga propiedad)

                2.- Eso que a ti te voy a dar se lo voy a quitar a esos que viven bien (te sana tu envidia)

                3.- Y tú vas a pasar a vivir como esas personas (va a hacer realidad tus anhelos)

              4.- Y además lo voy a hacer porque es tu DERECHO SOCIAL, porque tienes derecho a ello (te restituye tu honor).

Lo difícil de estas promesas no es que sea difícil cumplirlas (que es imposible), lo difícil es discernir EL PRECIO QUE COBRA ese señor que promete tales desatinos.

TU VOTO IRRACIONAL.

Un ser humano acuciado es perfectamente capaz de creerse todas las mentiras que le puedan contar si sacian en su fuero interior esos cuatro sentimientos de los que hemos hablado.

Y en esas estamos… ¿En serio no notan cierto paralelismo entre la típica situación de crisis y el oportunismo y populismo del social-comunismo? ¿De verdad son incapaces de ver que todo esto es una fachada para conseguir lo que realmente anhela el social-comunismo, el PODER?

Lo más grave de esta situación es que, con los medios que existen actualmente de información y cultura, accesibles a todo el mundo, una persona mínimamente  racional, sería capaz de apreciar las similitudes entre aquellas situaciones y estas.

Pues esto, el acceso a la información, es lo que ha cambiado principalmente en el mundo desde el último gran auge del comunismo en la historia.

Lo cierto es que sin esta facilidad de información, parece lógico que en tiempos pasados estas ideologías arraigaran entre el pueblo hambriento y asustado.

Pero es increíble que no seamos capaces de ver ejemplos cercanos donde, utilizando los métodos que he citado, usando los anhelos y sentimientos del ser humano, el social-comunismo llegó al poder y desgraciadamente allí se quedó (Cuba, Venezuela, Argentina, antigua URSS, repúblicas bálticas etc…), pues su intención es siempre la misma, llegar al poder y no abandonarlo.

Una vez conseguido su objetivo,  el social-comunismo siempre empieza a cambiar el sistema “democrático” para hacerlo más “social”, prostituyendo esta palabra hasta límites insospechables: Legislaturas de más de 4 años, Constituciones plenipotenciarias, etc…

 Y estos datos están simplemente en la Red, en los medios de comunicación. En todas partes.

Es tremendo que este surgimiento social-comunista en España, a pesar de YA HABER RECONOCIDO ellos mismos que su objetivo es CONTROLAR LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y LA EDUCACION (piensen el porqué quieren hacer eso sino es para que la gente sea incapaz de saber por si mismos lo que provoca el comunismo) esté creciendo.

Todos debemos de razonar y pensar qué es lo que vamos a hacer, qué es lo que queremos y quiénes nos lo pueden dar.

Los tiempos no son buenos, desde luego, pero si de verdad son sinceros consigo mismos, piensen, razonen, y vean que lo contrario a la corrupción, al desfalco y a la situación del Estatismo actual NO ES el comunismo, NO ES más ESTADO.

La solución pasa por que las personas, de forma individual, estén más formadas, sean más cultas y consigan vivir más plenas e independientes de sistemas estatales que tan fácilmente son corruptibles.

Y para eso poco necesario es el Estado.

El Estado debe circunscribir su actuación a la protección de los derechos INDIVIDUALES y no SOCIALES.

La propiedad privada, el derecho a la vida, el derecho incluso a la salud pueden ser objeto de una protección estatal, pero siempre desde la perspectiva del INDIVIDUO, quién es en último término, el átomo de un pueblo, quiénes conforma la sociedad.

Por ello, y desde dentro de la institución registral española, abogo por nuestro sistema de seguridad jurídico-preventiva existente conformado por notarios y registradores.

Un sistema jurídico y brillante (mientras le dejen), cuasi-único en el Mundo, que otorga de verdad el derecho a la PROPIEDAD PRIVADA.

Algo que explicaré más detenidamente en la segunda parte de este Post.

Enjoy!!!

BIBLIOGRAFIA: Desde luego NO el PRAVDA

Anuncios

Deja un comentario si tienes algo inteligente y educado que decir

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: